Posts recientes

Salvemos Candamo.

lunes, 8 de octubre de 2007 ·

Hace unas semanas en el Consejo de Ministros se discutió un proyecto de Ley para recortar 209,000 hectáreas del Parque Nacional Bahuaja Sonene, en el área correspondiente al Candamo.

La idea es quitarle la calificación de "Parque Nacional" para establecer un nuevo lote de hidrocarburos. Lo absurdo es que se pretende vulnerar una zona considerada por la National Geographic como uno de los siete santuarios naturales más importantes del mundo. Hacerlo no significaría simplemente perder unos cuantos arbolitos que nos pueden dar oxígeno y que, finalmente, podemos volver a plantar en parques. En Candamo existe una increible biodiversidad que aun no ha sido investigada a pleno, generar un impacto irresponsable sobre ésta traería consecuencias irreparables. Y con irresponsable no hablo precisamente de esa "minería irresponsable" que, dicen, está desapareciendo. Sería irresponsable tener en una zona como Candamo a gente, no dedicada a la investigación y conservación de estas áreas, viviendo.

No se conoce exactamente qué especies podemos encontrar en Candamo, y menos aun qué beneficios podremos obtener de su conservación. Sabemos que menos árboles significan menos oxígeno, pero no sabemos qué significa perder alguna planta exótica que tal vez con algunos años de investigación podría haber servido para tratar el sida o el cáncer, o qué significa perder un insecto que quizás aun ni siquiera tiene nombre científico. Es decir, no conocemos el valor de opción de esta biodiversidad.

En Economía Ambiental, se habla de tres variables para definir el valor económico total de un servicio ecosistémico. Una de ellas es el "valor de opción", es decir, el valor de conservar los servicios ambientales en su estado natural para futuros usos. Estos futuros usos pueden ser aun totalmente desconocidos, sobretodo si tenemos en cuenta que al menos parte de la zona que se pretende intervenir es hoy selva virgen. Entonces, ¿cómo asignamos un precio a la explotación de esta zona?¿Cómo podemos causar impacto en una zona sin tener ni la más mínima idea de cuánto vale en realidad, y por tanto, sin conocer las consecuencias de nuestros actos? Y por último, ¿cuál es el sentido de declarar Parques Nacionales para luego recortarlos?¿Qué precedente sentaría el recortar el Parque Nacional Bahuaja Sonene?¿Qué viene después?

No hay que ser miopes, es obvio que intereses económicos cortoplacistas no deben dañar la inmensa biodiversidad que existe en el Perú. Biodiversidad que es más que probable que a largo plazo nos dé más beneficios que un lote de explotación de hidrocarburos que, finalmente, son un recurso natural no renovable.

No permitamos que la ceguera de Alan y compañía y su romance (carente de litio) con la minería dejen al Perú (y al mundo) sin conocer aunque sea una parte de todo lo que nos puede ofrecer esta reserva.

Firma en: http://www.salvemoscandamo.com

Más en:

2 comentarios:

Anónimo dijo...
11:08 p. m., octubre 08, 2007  

Tienes toda la razón, mientras lo leía lo primero que se me vino a la cabeza fue lo de valor de opción. No sabemos que estamos perdiendo al recortar parte de Candamo.

Ya firmé.

Ben Solís dijo...
6:50 p. m., octubre 09, 2007  

Valor de opción, en efecto. Muy buen artículo. ¿Habrá que preparar algo para el blog action day, no? Nos vemos...

Sobre el blogger

Mi foto
Lima, Peru
Uno de Los ZappinG (http://www.myspace.com/loszappingperu) y estudiante de tercer año de la Facultad de Economía de la Universidad del Pacífico.

Recent Comments

.